Menu
Inicio
Proyecto Alcrea
Empresas
Consultoría
Productos y servicios
Noticias
Buscar
login
Spiruler 9in1

Calefacción Solar | Contacta | Astronomía Divertida
La teoría de la extinción del Hombre PDF Imprimir E-mail


Dentro del caracter tambien cultural y divulgador del proyecto Alcrea, hemos incluido este libro que se comercializa en Amazon con una fuerte repercusión. 

Plantea una teoría sobre el origen y evolución del hombre, los conflictos entre ciencia y religión, los peligros y beneficios de los robots y la inteligencia artificial y otros. Evolucionismo y creacionismo. Ciencia y religión.

PUEDES LEER UNA BUENA PARTE DEL MISMO MAS ABAJO

Que Darwin tenga razón y que haya un Creador son dos ideas razonablemente compatibles. 
El evolucionismo y el creacionismo, o diseño inteligente, guardan una armonía lógica

Puedes encontrarlo en Amazon (papel), en e-Store (papel) y en Kindel (electrónico, gratis dependiendo de la cuenta que tengáis en Amazon)

Teoría de la extinción del hombre

Teoría de la extinción del hombre

 

 

 

PREFACIO 

 

Siguiendo las leyes evolutivas de la naturaleza, bien descritas por Darwin, y condicionado por distintos avatares que marcaron la evolución, como los que determinaron la extinción de los dinosaurios, surgió en la tierra una nueva especie dominante, un homínido que de aquí en adelante llamaremos MOno.

Este MOno presentaba capacidades de comunicación, de transformación del medio,  de creación y uso de herramientas e inteligencia, suficientemente desarrolladas para proporcionarle una posición dominante respecto al resto de las especies.

Por razones no todavía determinadas por la ciencia actual, este homínido habría sufrido una mutación genética, un salto cualitativo y cuantitativo brusco en su material genético que dio origen al HOmbre.

Surgieron un número limitado de especímenes de HOmbre que superaban ampliamente la expectativa de vida de sus predecesores, disponían de un sistema inmunológico perfectamente adaptado, con el habla y otras capacidades comunicativas muy desarrolladas y con una inteligencia y otras facultades cognitivas superiores a las nuestras.

La diferenciación con sus predecesores era notable: mayor altura, una morfología completamente distinta, ausencia casi generalizada de vello, formas estilizadas, mayor volumen cerebral y rasgos faciales más suaves, con la nariz y mandíbula más estrechas.

Según esta teoría, los especímenes de HOmbre surgieron en la misma región y sin grandes diferencias en el tiempo, procreando y generando nuevos especímenes de HOmbre que conservaban sus cualidades.

Mantenían sin embargo una capacidad reproductiva con su antecesor, el MOno, y los especímenes surgidos de esta hibridación fueron fisiológicamente similares al HOmbre y conservaban de este unas cualidades intelectuales y de comunicación avanzadas entre otras, pero que estaban mermadas o muy condicionadas por la carga genética del MOno, que sería dominante en muchos aspectos.

Estos nuevos especímenes surgidos, que llamaremos HOMO (de HOmbre y MOno), formaron parte de la estructura social del hombre y a su vez procrearon con el hombre original, causando que en pocas generaciones se perdiera la pureza genética del hombre original.

La nueva especie dominante pasó a ser el HOMO, cuyo material genético era mayoritariamente heredado del MOno, lo que mermaba notablemente sus capacidades superiores.

Y así fue la extinción del HOmbre. Una especie que desapareció por contaminación de su material genético con el de su especie predecesora.

Nosotros descendemos directamente del HOMO, y del HOmbre nos queda algo de material genético disperso, que nos ha conferido cualidades comunicativas, intelectuales, emocionales y de transformación del medio muy superiores a las de aquel MOno predecesor, pero extraordinariamente mermadas respecto a las del HOmbre original.

Hasta aquí sería lo que podríamos llamar una versión ‘novelada’ de la teoría de la extinción del HOmbre, pero que no difiere en esencia de la verdadera teoría que se postula.

Sin embargo, ¿quién puede creerse que haya existido en la naturaleza una mutación genética de esas características, de forma súbita, simultánea en el tiempo y próxima en el espacio de la que surgieran distintos ejemplares que pudieran procrear?

No obstante es un hecho científico que la extinción de subespecies puede ocurrir, y ocurre de facto, por este mecanismo de la contaminación genética al que me he referido.

El dingo australiano, cuyos ancestros son comunes a los del perro, ha evolucionado de forma diferenciada durante miles de años debido al aislamiento de su entorno, constituyéndose en una nueva subespecie, pero que actualmente está en proceso de extinción.

Esto no es debido a los peligros naturales a que se ve sometido, ni a escasez de alimentos, ni a su caza o envenenamiento por parte del hombre, sino a la reintroducción del perro común en Australia.

Desde hace años se está produciendo un cruce natural entre dingos y perros, y en ciertas de regiones más del 75% de la población de los dingos provienen de cruces con el perro. Esto está provocando la extinción de la subespecie por la pérdida de su pureza genética y de sus cualidades diferenciadoras.

 

 

Los viajes

 

Nosotros, el HOMO actual, somos una especie y una civilización muy avanzada.

Somos capaces de llegar a otros planetas de nuestro sistema solar y ya tenemos previstas misiones tripuladas a Marte, y quizás no dentro de mucho las enviemos a otros planetas o lunas de nuestro sistema.

Estudios de la NASA afirman que hay agua en Marte y en otros astros de nuestro sistema solar, por ejemplo en las lunas Europa y Calisto de Júpiter y en Titán de Saturno.

Ahora mandamos sondas indagando las condiciones ambientales, buscando bacterias u otras formas de vida ya extinguidas o quizás incipientes, pero ya en los primeros viajes tripulados se podrían ir creando las condiciones apropiadas para un micro-hábitat estable, con una atmósfera confinada y un ciclo del agua, que diera soporte a formas de vida básicas.

Posiblemente se acoplaría alguna fuente de luz de larga duración, si la del sol no fuera suficiente, para propiciar así el desarrollo acelerado de la vida incipiente encontrada o de organismos vivos elementales introducidos allí.

En viajes posteriores, cuando ese micro-hábitat se hubiera desarrollado y evolucionado apropiadamente, podríamos incorporar una variedad de plantas manipuladas genéticamente para adaptarse al suelo y a la atmósfera reinante, lo que contribuiría a anclar, potenciar y expandir en gran medida dicho hábitat.

Con tiempo suficiente y con otras ayudas cualitativas puntuales aportadas en estos viajes, un sistema de esas características podría transformar la fisonomía del astro y convertirlo en un lugar habitable por seres más desarrollados.

En posteriores viajes se podrían introducir algunos animales, también adaptados genéticamente para sobrevivir, procrear y evolucionar en ese entorno.

De esta forma, con ‘ayudas cualitativas’ espaciadas en el tiempo y con la introducción de nuevos elementos, se aceleraría la evolución de todo el ecosistema de fauna y flora del planeta.

Por último, quizás la mejor manera de transformar ese hábitat de forma definitiva sería utilizar la especie más evolucionada y adaptada al mismo, una vez adquiera cierta evolución cognitiva y social.

Es más, dependiendo del tipo de hábitat definitivo que deseásemos, posiblemente deberemos incrementar y/o potenciar fuertemente las características de esa especie. 

¿Y qué mejor instrumento para estos fines que manipular genéticamente a algunos ejemplares de la misma, confiriéndoles capacidades superiores más próximas a las nuestras?. Incluso, podríamos transferirles parte de nuestros conocimientos y tecnología.

Esta nueva especie, mucho más inteligente y más capacitada que el resto de las de su entorno, podría transformar el planeta en la dirección deseada y de forma mucho más rápida, eficaz y equilibrada que la que ocurriría mediante la evolución natural.

 

 

GÉNESIS

 

La aleatoriedad no parece la causa de una mutación genética que partiendo de otra especie diera súbitamente origen al HOmbre referido en el prefacio.

Sin embargo, adquirido suficiente grado de conocimiento y desarrollo, una ‘civilización superior’ podría provocar cambios de este tipo, o bien podría tratarse de un único ‘individuo’ o ente privilegiado que en adelante llamaremos Creador, y que concuerda en cierta medida con la idea de Dios.

En el libro del Génesis se dice que Dios creó al HOmbre del polvo de la tierra, del barro. Esta simbología del barro o del polvo de la tierra, podría referirse a la abisal diferencia entre lo creado y el material del que proviene. Todo lo demás sobre la tierra sería ‘polvo’, comparado con la escala evolutiva alcanzada por el ser creado.

Pensemos en un HOmbre con todas las cualidades superiores que se han descrito y otras que surgirán a lo largo de esta teoría; cualquier especie a su alrededor sería una forma primitiva de vida. Sería polvo, barro.

Según esta teoría, Dios podría haber creado al HOmbre partiendo de la especie más evolucionada y adaptada al entorno terrestre en cierto momento.

Una transformación genética profunda podría haber conferido a este nuevo ser, el HOmbre, una mayor longevidad y cualidades intelectuales, físicas, comunicativas y sociales, muy por encima de su antecesor, el MOno, conservando de este ciertas características de adaptación al medio.

Ese barro o polvo para modelar al HOmbre sería el material genético del MOno.

Y habiendo necesidad de nuevos individuos, parece más apropiado utilizar el material genético del espécimen creado, el HOmbre, que reproducirlo otra vez con el proceso original.

De ahí la simbología, si lo es, de que Eva fue creada de una costilla de Adán. Simbología que por otra parte es muy acertada, ya que las mujeres tienen una costilla más que los varones.

Según los relatos, parece claro que Dios no quería crear un esclavo o un robot a su servicio, sino que le dio libre voluntad y amplios permisos para obrar, pero con ciertas restricciones como que ‘no debía comer del árbol de la ciencia del bien y del mal’.

‘Si llegas a comer, morirás sin remedio’, le dijo Dios al HOmbre, que podríamos interpretar, -según veremos- como: ‘si llegas a comer, te extinguirás sin remedio’.

Sin embargo, Eva se dejó tentar de la serpiente y comió, y Adán también comió, pero aparentemente no murieron, al menos no de forma inmediata.

El Génesis dice que antes de comer iban desnudos por el paraíso sin ningún rubor, pero después de comer se taparon sus genitales con hojas de higuera.

¿Cómo puede ser que comer un fruto desate esa vergüenza, ese pudor?. Es posible que la simbología del fruto y la serpiente represente realmente ciertos comportamientos o tipos de actos sexuales.

Por haber comido, Dios dijo a Eva: ‘Multiplicaré las molestias de tus embarazos; con dolor darás a luz a tus hijos; tu deseo te arrastrara a tu marido y él te dominará’. Parece un castigo muy riguroso y con una orientación muy específica, no propio de la banalidad de comer una manzana.

¿Cómo es que comer un fruto les mataría?. No parece que fuera una manzana envenenada, ni les mató en el momento.

Pero tampoco dice eso. Dice “si comes, morirás”, no que vaya a morir en el momento. Y si se refiere a “si comes, morirás con el tiempo”, encaja bien con “si comes, te extinguirás” porque estamos hablando de un ejemplar único o una especie única.

El relato podría estar diciendo que la consecuencia de un acto, representado por comer la manzana, desencadenaría la extinción del HOmbre.

Al HOmbre le dijo: ‘...porque eres polvo y al polvo volverás’. Que realmente podría significar que el HOmbre volvería al polvo del que fue creado, el MOno.

El fruto prohibido sería, según esta teoría, el mantener relación sexual con el predecesor del HOmbre, con ‘el MOno’. ‘Si comes, morirás’.

El Génesis dice: El HOmbre conoció a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín; ’He tenido un HOmbre gracias a Yahvé’, dijo. Después tuvo a Abel, hermano de Caín.

No creo que Eva detestara la posibilidad de tener una niña, es decir, no parece que la frase quiera significar ‘No he tenido una niña gracias a Yahvé’. Entonces ¿qué significado tiene ahí la palabra ‘hombre’? parece no referirse al género. Hubiera sido más específico usar ‘varón’.

Según esta teoría, lo que quizás quiera expresar esta frase sea: ‘¡Gracias a Yahvé, no he tenido un MOno!’ o ‘No he tenido un MOno gracias a Yahvé’.

Caín podría haber sido el fruto del pecado, de la seducción de la serpiente, de la relación con el MOno.

Era un ser en apariencia similar al HOmbre: rasgos, piel sin vello, tamaño, pero que encerraba, a la vista de sus actos posteriores, características propias del MOno, como crueldad y envidia.

Según esta interpretación, Eva agradecía a Yahvé que el hijo fuera de Adán, porque así lo parecería por sus características físicas. Pero el relato dice que previamente a ‘conocer’ a Adán, a tener relaciones sexuales con él, también había comido del fruto prohibido.

Y este sería ‘el pecado original’ que cometieron Adán y Eva, relacionarse con la especie predecesora.

Y ese pecado se transmite de padres a hijos, porque la carga genética del MOno contaminaba la pureza de la línea genética del HOmbre de forma irreversible, haciendo que en pocas generaciones desapareciera como tal HOmbre, es decir, causando ‘La Extinción del Hombre’.

Este podría haber sido ‘el mecanismo de seguridad’, -por así llamarlo- que Dios puso a ‘su proyecto HOmbre’, la capacidad de procrear con la especie predecesora.

Si el HOmbre, con libre capacidad de decisión, no era capaz de guardar ciertos preceptos o restricciones, demostraba que no era digno de ser HOmbre y se extinguiría, desaparecería.

 


 

 La descendencia del hombre

 

Siguiendo con el relato del Génesis, las obras de Caín no eran del agrado de Dios. Caín se mostró muy molesto porque Dios no aceptó su ofrenda y sí la de su hermano Abel. Dios le advierte que eso que siente es porque le acecha el pecado, pero que puede dominarlo.

Este mensaje puede interpretarse como que el HOMO puede vencer sus condicionantes genéticos procedentes del MOno, que su herencia del HOmbre puede prevalecer sobre su herencia del MOno.

Pero Caín mató a Abel y fue desterrado por ello.

Sin embargo tuvo descendencia, que al parecer sobresalió y creó linajes entre sus congéneres, lo que no resulta extraño ya que conservaría cierta herencia genética del HOmbre.

Lamec, su 5ª generación vengaba las ofensas recibidas de forma desproporcionada según el relato, y por una pequeña herida mató a un hombre, y por un golpe, mató a un chaval. Un nivel de crueldad procedente de su condicionante genético animal, pero potenciado respecto al habitual de los animales.

Citando otra vez el Génesis, dice: ‘Tenía Adán 130 años cuando engendró a su hijo Set a su imagen y semejanza’.

Set fue engendrado por la relación entre Adán y EVA, que tuvieron más hijos e hijas, era de nuevo un HOmbre, a imagen y semejanza de un HOmbre y conservaba la línea genética pura del HOmbre.

El Génesis dice que tanto Adán como sus descendientes en esta línea murieron con más de 900 años, que sería la mayor longevidad inculcada al HOmbre creado mediante la transformación genética original.

Dentro de la concepción del HOMO, del hombre actual, y de la ciencia conocida hasta hace unos años, estos datos son inaceptables, carentes de precisión. Pero algunos argumentos esgrimidos, como que entonces los años serían mucho más cortos que los actuales, que el hombre no puede vivir 900 años, etc., se ajustan poco muy científicos.

Un año es lo que tarda la tierra en girar alrededor del sol, así se mide, y eso no se ha modificado sustancialmente.

Aparte de esto, pocas generaciones después, Dios redujo la vida del HOmbre a 120 años por lo que, si los años de entonces hubieran sido más cortos, estos hombres hubieran vivido el equivalente a unos 14 años actuales o menos, sin apenas posibilidad de reproducción.

Pensemos, como posible explicación, en que esta creación que sería el HOmbre, podría tener un sistema inmunológico perfecto para su vida en la tierra.

O pensemos en mecanismos que la genética empieza a buscar de forma incipiente como el alargamiento de las cadenas de telómeros, que son cadenas extremas de los cromosomas, que limitan el número de veces que pueden dividirse los mismos, condicionando la edad máxima.

O también pensemos que, al principio, el hombre era vegetariano por mandato de Dios, que puede que tenga que ver con esa longevidad.

Desde el punto de vista científico no es muy real, al menos hasta hace poco tiempo, pero tampoco es científicamente descabellado pensar que el hombre pudiera llegar a vivir 900 años. De hecho, algunos experimentos genéticos en este sentido, han conseguido alargar un 100% la vida de un tipo específico de gusano.

Y cuando el Génesis habla de los querubines y la espada de llama flameante que guardaban el camino al Árbol de la Vida, después de la expulsión de Adán y Eva del paraíso, quizás pueda referirse a los mecanismos del Cáncer o alguno similar, como limitar a propósito la longitud de esas cadenas de telómeros, que pondría cota a la longevidad.

El Génesis dice de que ‘cuando los hombres empezaron a multiplicarse en la tierra y tuvieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres estaban bien y tomaron para sí las que más les gustaron’. Dijo entonces Yahvé: ‘No permanezca por siempre mi espíritu en el hombre, que es carne. Su vida será, pues, de 120 años’.

Por ahora admitiremos sin mayor justificación que los hijos de Dios serían la descendencia de Set, la casta pura sin ascendentes ‘HOMO’, y que las hijas del hombre serian la descendencia de Caín, del HOMO, o de otras líneas con ascendente MOno.

La referencia a la casta pura sin ascendentes MOnos, implicaría una situación que a todos nos parece aberrante, yo incluido, y que implica que la casta pura provendría de relaciones entre familiares y en algún caso puede que entre hermanos. Pero ahora intentemos abstraernos al hacer consideraciones sobre este tema “tabú” y evitar nuestros juicios y condicionamientos.

Bien es cierto que esas relaciones podrían ser, incluso bastante al principio, entre familiares sobradamente lejanos, porque los hijos de Dios son los hombres que el Génesis narra como de más de 900 años y su primer hijo solía ser entorno a los 100 años.

 

Posteriormente todos tenían hijos e hijas, por lo que dentro de la casta convivía cada individuo con descendientes y ascendientes de varias generaciones anteriores y/o posteriores de primos lejanos.

La propia naturaleza tiene mecanismos que minimizan mucho las relaciones entre hermanos, pero porque en la genética del MOno es más probable que de esas relaciones surjan descendientes con deficiencias genéticas.

Sin embargo esto no necesariamente sería así entre personas con una genética “perfecta” u optimizada como serían los hijos de Dios.

No necesariamente estas relaciones de consanguineidad entre la casta de los hijos de Dios, estaría mal vista por Dios. De hecho Abraham y su esposa Sara eran hermanos de padre, aunque pero no de madre, y sin embargo Dios le eligió para ser el padre, el origen, del pueblo de Israel.

A Adán y Eva, Dios les dijo “Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales ...”.

Este pasaje podría referirse a engendrar a la casta pura, a los hijos de Dios, que desgraciadamente luego se contaminaron con el “MOno” y en HOMO.

No sería de extrañar que ese “creced y multiplicaos” no vaya dirigido al nosotros, al menos no aquel “creced y multiplicaos” original........................................

............................

........................

 

 

CONTENIDO

 

Prefacio

1

 

Los viajes

4

 

Génesis

6

 

La descendencia del hombre

9

 

¿Cuándo ocurrió?

13

 

El sexto día

23

 

Sobre el daño a la Iglesia de Dios.

26

 

Carl Sagan y la fe

32

 

Teoría de universo afinado y Stephen Hawking

39

 

Moisés y la ciencia

42

 

Las Nanomáquinas.

47

 

Los milagros

50

 

El progreso

60

 

¿Cuál es el camino de la sabiduría?

65

 

Robots e inteligencia artificial

72

 

Listo pero no sabio

81

 

Las leyes de convivencia.

88

 

La nueva economía

124

 

El fin de los días

174

 

Quizás te sorprenda

182

 

 

 

 

 

 

The Man Extinction Theory

About how it happened

La Teoría de la Extinción del

Hombre

De como fue.

 

This story has a great dose of imagination, as they try all the Alcrea products, and although sometimes it does not contain the necessary rigour, it always tries not to separate far from scientific argumentation.

It is better that you leave to a side the “common sense”. Also leave to a side all type of preconceived ideas, beliefs, prejudices and everything that can condition your thought during the reading, if you could not probably it would be better that you do not continue from this point.

Read it not for its literary value, but like a fiction science story (that in many occasions are the introduction of science)

Este relato tiene una gran dosis de imaginación, como pretenden todos los productos Alcrea, y aunque en algunas ocasiones no contiene el rigor necesario, sí que pretende no separarse mucho de la argumentación científica.

En su lectura es mejor dejar a un lado el “sentido común” y todo tipo de ideas preconcebidas, creencias, prejuicios y todo lo que puedan condicionar su pensamiento durante la lectura; de no ser así probablemente sería mejor no leerlo.

No tiene mayor valor como composición literaria sino como relato de "ciencia ficción" (que muchas veces es la antesala de la ciencia).

 

Resumidamente, trata sobre 

Dios, Creacionismo, evolucionismo, evolución,  leyes, justicia, convivencia, milagros, nanomaquinas, genesis, extinción neandertales, robots, inteligencia artificial, economia, capitalismo, comunismo, empresa, competencia, sostenibilidad, jehova, yaveh, astronomia, religion, pecado original, adan, eva, cain, abel, cancer, espiritu santo, jesucristo, moises, dinero, biotecnología, genes, genética, ciencia ficción, catolicismo, protestantismo, iglesia, musulman, mahoma, judaísmo, judíos, mormones, evangelistas, Papa, marte, hijos de Dios, hijo de Dios, antropología, paleolítico, sexto día, fin del mundo, árbol, del bien y del mal, árbol de la vida, biblia, antiguo testamento, nuevo testamento, hombre a su imagen y semejanza, sirios, cuneiforme, universo afinado, medicina, nibiru, google, alphaGO, IBM, Watson, , Carl sagan, elon musk, Amancio ortega, Stephen, Hawking, skynet, terminator, Zecharia Sitchin, God, creationism, evolution, evolution, miracles, génesis, robots, artificial intelligence, law, justice, coexistence, , nanomachines, extinction Neanderthals, economy, capitalism, communism, enterprise, competition, sustainability, Jehovah, Yahweh, astronomy, religion, original, Adam, eve sin, cain, abel, cancer, holy spirit, jesus christ, moises, money, biotechnology, genes, genetics, science, fiction, Catholicism, Protestantism, orthodox church, Muslim, Mohammed, Judaism, Jews, Mormons evangelists, Pope, mars, children of God, son of God, anthropology, paleolithic, sixth day, end of Mund tree of good and evil, the tree of life, bible, old testament, new testament, man in his image and likeness, Syrians, cuneiform, tuned universe, medicine

 
© Alcrea Powered by recol